"El mayor error lo comete quien no hace nada porque cree que sólo podría hacer un poco". Edmund Burke.

jueves, 15 de octubre de 2015

CSIF denuncia la propaganda y la falta de previsión del Ministerio de Justicia en materia de tramitación de los expedientes de nacionalidad

Una nueva “chapuza” que atenta contra derechos fundamentales de los ciudadanos

CSI·F denuncia la propaganda y la falta de previsión del Ministerio de Justicia en materia de tramitación de los expedientes de nacionalidad
Toda la normativa aprobada desde junio (dos leyes y una circular de la Dirección General de Registros y del Notariado de fecha 21 de septiembre con generalidades) se remite a un reglamento que no ha visto la luz y que no lo hará hasta que, previsiblemente, se publique el próximo día 17 de octubre, dos días después de la fecha establecida hace cuatro meses para que entrara en vigor el nuevo procedimiento.

En este sentido CSIF denuncia que a día de hoy en los Registros Civiles: 
  • Se desconoce cuáles son los requerimientos necesarios para completar las solicitudes de nacionalidad incompletas que hay que presentar en las solicitudes en soporte papel.
  • En la mayoría de los Registros Civiles no existen medios materiales para digitalizar las solicitudes y su documentación.
  • No tienen modelo y desconocen que se tiene que contemplar en el acta que dice la instrucción que debe constar la autenticación de los documentos digitalizados.
  • Desconocen si las solicitudes que se reciban en las Delegaciones de Gobierno se deben enviar al Registro Civil o directamente a la DGRN.
  • Si se envían al Registro, ¿se registrará y digitalizara? ¿Qué número de registro se asigna? ¿Cómo se envía a la DGRN?
  • Si hay una avalancha de peticiones en las Delegaciones de Gobierno, ¿cómo van a digitalizar tantos documentos?

Además de lo anterior, ¿se cobrará la tasa de 100 € a los solicitantes pese a no estar regulada como ha de efectuarse el pago de la misma?

Desde CSI·F exigimos al Ministerio de Justicia mayor rigor legislativo, información a los trabajadores así como voz y voto en la reforma del Registro Civil