"El mayor error lo comete quien no hace nada porque cree que sólo podría hacer un poco". Edmund Burke.

lunes, 6 de junio de 2016

La revisión de causas penales pone de relieve la falta de medios y la descoordinación existente en la Administración de Justicia

Con independencia de la opinión que se tenga sobre la reforma de los plazos máximos de instrucción, para CSIF eslamentable el bucle de acusaciones cruzadas en el que se están perdiendo el Ministerio de Justicia, en particular la Secretaría General de la Administración de Justicia, y la Fiscalía General del Estado durante estos días cuando son quienes deberían haberse puesto a trabajar conjuntamente desde el principio para implementar los medios organizativos, personales y materiales necesarios para que se pudiera cumplir la ley, sin perturbar el normal funcionamiento de los órganos judiciales y fiscalías.
Para CSIF es imposible exigir ahora coordinación cuando ni siquiera los programas informáticos de los Juzgados y de las Fiscalías están conectados. Además, un plan de revisión de causas como éste no se puede dejar en manos de interpretaciones particulares sobre la competencia de unos y de otros, sino que debiera haberse previsto una normativa de desarrollo de las previsiones legales contenidas en el artículo 324 de la LECRIM.
Hace varios meses CSIF se dirigió a las administraciones y órganos competentes para pedir planes de actuación concretos y con criterios definidos aprovechando el potencial de las oficinas judiciales para abordar con garantías, esta revisión exigida por la ley a iniciativa del propio Gobierno.
Por esta razón, para CSIF es lamentable e inaceptable que Ministerio de Justicia y Fiscalía usen a los Fiscales y, muy especialmente, a los Letrados de la Administración de Justicia como chivos expiatorios para escurrir el bulto de su propia inoperancia.